La Columna del Presidente

Más inversiones para abatir la pobreza en el país

Si bien la pobreza monetaria en el país se venía reduciendo ligeramente año a año, en el 2017 se incrementó, pasando de 20,7% en el 2016 a 21,7%. ¿Cómo hacemos para revertir esta situación?

Para que el país pueda lograr un crecimiento económico de 4% o 5%, y por ende lograr una reducción permanente de la pobreza, el gobierno debe prender nuestros cuatro motores que son la inversión privada, inversión pública, exportaciones y consumo privado, así lo advirtió el economista y profesor de la Universidad del Pacífico, Jorge González Izquierdo, durante su exposición en la Asamblea General de PERUCÁMARAS, realizada en abril del 2016, en la que participaron presidentes y representantes de las Cámaras de Comercio regionales.

De esta manera, el impacto de estos indicadores y el bajo crecimiento de la economía se siguen reflejando en los índices de pobreza a nivel nacional.

Según un informe del Centro de Investigación Empresarial (CIE) de PERUCÁMARAS, en el 2017 la pobreza monetaria en la Macro Región Oriente se incrementó en 0,7 puntos porcentuales frente al 2016.

Si analizamos los últimos cinco años, la pobreza en esta macro región disminuyó 4,9 puntos porcentuales, pasando de 33,5% en el 2012 a 28,7% en el 2017, lo que significa que 93,627 personas abandonaron en el periodo su situación de pobreza.

Esto se debió a que entre el 2012 y 2017, la Macro Región Oriente experimentó un crecimiento económico promedio anual de 2,2%, correspondiendo a San Martín un auge de 4,7%; Amazonas, 3,1%; Ucayali, 1,9%; y Loreto, 0,5%, impulsadas básicamente por actividades ligadas a los Servicios con una participación de 21,3% en el PBI macro regional; a la Agricultura, Caza y Silvicultura con 16,8%; al Comercio, 14%; Extracción de petróleo, gas y minerales, 14%; y Servicios Gubernamentales, 8,1%.

Asimismo, el ingreso promedio mensual por persona en esta parte del país fue de S/ 713, lo que significó un incremento de 2,7%. Por regiones, San Martín registró el mayor ingreso por persona con S/ 831, equivalente a un aumento de 5,6% con respecto al año anterior. Le siguen Amazonas con S/ 687 (1,3%), Ucayali con S/ 676 (-2,6%) y Loreto con S/ 660 (6,5%).

En tanto el gasto promedio mensual por persona alcanzó los S/ 566, representando un incremento de 3,1% frente al 2016. No obstante, con 28,7% de su población en pobreza, la Macro Región Oriente muestra al 2017 un mayor nivel que el promedio nacional de 21,7%.

Asimismo, el 6,1%, es decir, 175,202 personas de esta parte del país, se encuentra en situación de pobreza extrema. En el periodo analizado, la pobreza extrema en esta macro región se redujo en 2,9 puntos porcentuales.

Entonces, necesitamos crecer sostenidamente entre 5% y 6% anual para abatir la pobreza y reducirla al 10% de la población. Para ello, los actores políticos y económicos, pero sobre todo los primeros, requieren en la actual coyuntura alcanzar un nivel de concertación para establecer una agenda compartida en bien del país, mediante la negociación, que es el arte y la ciencia del buen gobierno.

Además de la estabilidad macroeconómica, gracias a la preservación de adecuadas políticas monetarias y fiscales, debemos dar claras muestras de gobernabilidad y estabilidad política para preservar la confianza de los inversionistas. De este modo, aprovecharemos mejor las ventajas que hoy nos ofrece el entorno internacional, con el auge de las grandes economías y los auspiciosos precios de los commodities en el mercado internacional.

Las regiones más pobres del país son las que menos inversión concentran. Por ejemplo, Cajamarca registra más del 50% de pobreza monetaria, a pesar de ser una de las regiones con grandes recursos mineros. Desde la paralización del proyecto Conga, en el 2013, Cajamarca se debate hoy en la pobreza.

Hay, por tanto, la necesidad de acelerar la ejecución de los proyectos de inversión en las regiones. Es inaceptable que el promedio invertido a setiembre último por los gobiernos subnacionales solo llegue al 60% y que el promedio invertido por los gobiernos locales solo alcance al 51,9% de la asignación presupuestal para el periodo.

Las cámaras de comercio regionales esperan que las nuevas autoridades, a instalarse el primero de enero próximo, organicen una cartera de infraestructura básica y convoquen a la inversión privada para ejecutar los proyectos a través de los programas de Obras por Impuestos, con el acompañamiento del gobierno central.

 

Carlos Durand Chahud
Presidente de PERUCÁMARAS