La Columna del Presidente

Urge profundizar las reformas en el sistema de gestión de salud

El capital humano es sin duda el activo más valioso para impulsar el desarrollo económico y social de las naciones, y por tanto resulta de la mayor importancia su preservación mediante la adecuada atención de los servicios de salud y la mejora de la calidad de la educación para elevar su capacidad cognitiva y técnica.

Al respecto, la Conferencia Anual de Ejecutivos, desarrollada la semana pasada en Paracas, enfatizó que la salud y la educación son sectores claves para alcanzar el desarrollo. Sin embargo, y pese a los esfuerzos del sector público y privado, sobre todo en los últimos años, nos falta aún mucho para cerrar las brechas en el capital humano.

Con relación a la salud, CADE presentó un elaborado informe que muestra la complejidad y la fragmentación del sistema en nuestro país. La Seguridad Social (ESSALUD), financiada por los empleadores; el Sistema Integral de Salud (SIS), que es el financiador de los hospitales púbicos del sector salud; así como los hospitales de la Fuerza Armada y de la Policía, operan desarticuladamente. En conjunto, estos nosocomios son responsables de la atención del 90% de la población, mientras que el 10% se atiende por seguros particulares.

Urge, por tanto, tener un sistema de salud interconectado y enfocado en cubrir con una red eficiente que, además de cubrir la atención primaria, fortalezca el proceso de referencia y contrareferencia, a donde solo se deriven los casos necesarios, garantizando así la atención integral del paciente.

Con relación a la mejora del sistema de salud atendido por el sector público, no solo tiene que ver con mayores asignaciones presupuestales, que cada año va en aumento, sino además con la mejora de la gestión, sobre todo en las regiones del país.

Para el 2018, por ejemplo, al sector salud el gobierno le otorgó un presupuesto de S/ 16.865 millones, equivalente al 10,2% del total y para el próximo año el proyecto presupuestal le asigna a este sector un total de S/ 18.217 millones, fortaleciendo la política remunerativa, y asegurando la operación y mantenimiento de los Centros de Salud.

El 30% del presupuesto se asignará a los gobiernos regionales y locales del país. Considerando únicamente los Gastos de Capital, la participación de las regiones crece para el 2019 a 35% (la más alta registrada), “con el objetivo de que las nuevas autoridades de los gobiernos regionales y locales cuenten con mayores recursos”, según el MEF.

No obstante, sobre todo en los gobiernos regionales se aprecia la falta de una gestión eficiente y eficaz. Por ejemplo, según el último reporte de nuestro Centro de Investigación Empresarial (CIE), faltando un mes para finalizar el año, la Macro Región Sur, integrada por seis regiones, ha ejecutado solo el 47,6%, es decir, menos de la mitad de su presupuesto asignado para proyectos de inversión pública en el sector salud.

En total el presupuesto asignado este año a esta macro región para proyectos de inversión pública en salud asciende a S/ 819.3 millones, de los cuales se ha gastado solo S/ 390.1 millones. Las regiones que registran la mayor ejecución son Puno (66,4%), Moquegua (63,3%) y Tacna (55,5%). Más atrás se ubican Arequipa (42,3%), Cusco (35%) y Madre de Dios (27%).

Frente a la lentitud y déficit de gestión de los gobiernos regionales y locales para la ejecución de proyectos de inversión pública (contando incluso con recursos asignados), las cámaras de comercio regionales consideran que las Asociaciones Público Privadas (APP) y el mecanismo de Obras por Impuestos constituyen alternativas eficientes para cerrar la brecha de infraestructura en el sector salud, presentando oportunidades a explorar, con indicadores e información suficientes y, sobre todo, con recursos para invertir.

También en la CADE se lanzó una propuesta de Alianza Público Privada, vía Obras por Impuestos (OxI), para trabajar en favor del programa de lucha contra la anemia, enfermedad que se presenta por deficiencia de hierro en la sangre y trae como consecuencia efectos irreversibles en el desarrollo cognitivo de los niños. Se estima que en promedio la anemia está en niveles de 43% en los niños menores de 3 años, con mayor incidencia en las regiones altiplánicas. En ese sentido, se espera que este programa logre reducir dicho promedio a 19% al 2021. Apostemos y apoyemos esta iniciativa que ayudará a sentar las bases de un capital humano preparado para el futuro.

 

Carlos Durand Chahud
Presidente de PERUCÁMARAS